La guía definitiva de Budapest

por | Feb 9, 2021 | Budapest, Budapest, Europa, Europa, Hungría, Hungría

¡Hola!

Hungría fue el primer país que hemos visitado de Europa del Este y la verdad es que quedamos maravillados. La historia detrás de Budapest, su cultura, su gastronomía y su gente nos hicieron sentir como en casa. Nosotros fuimos 4 días y aunque fue suficiente para verlo todo, nos hubiera gustado estar más tiempo para seguir disfrutando de esta preciosa ciudad.

Preparativos para el viaje

Moneda

La moneda de Hungría es el Florín (HUF) y Budapest, en comparación con Europa occidental, es muy barato. En la mayoría de los establecimientos admiten pagos con tarjeta, pero si te gustaría tener dinero en metálico y todavía no tienes una tarjeta sin comisiones, te recomendamos que saques dinero con antelación para evitar gastos extra. Si quieres tener más información acerca de las tarjetas que nosotros usamos para viajar haz click aquí.

Idioma

El idioma oficial es el húngaro, pero al ser una ciudad tan turística, no tendrás ningún problema a la hora de comunicarte. Todo el mundo habla inglés y si tampoco te manejas en este idioma, no te preocupes porque la gran mayoría de las visitas ofrecen guías en otros idiomas.

Alojamiento

A pesar de que planeamos el viaje con una semana de antelación y de que fuimos en la época navideña, nos resultó muy fácil encontrar un alojamiento céntrico, bueno y razonablemente económico. Aunque siempre recomendamos reservar con más antelación para ahorrar más.

Nos alojamos en Avantgarde Apartments y reservamos a través de booking. Se trata de unos apartamentos totalmente reformados, hay conexión wifi y su ubicación es perfecta. Se encuentra en el barrio judío de Budapest y podrás ir a casi cualquier sitio andando. Y además está justo enfrente del bar más conocido de la ciudad, pero no te preocupes porque no escucharás nada desde tu apartamento.

Nos alojamos 3 noches y pagamos 139,74€.

Qué visitar en Budapest

Budapest es la unión de dos ciudades: Buda y Pest. Ambas estuvieron separadas por el río Danubio hasta que a finales del siglo XIX se unieron con la edificación de varios puentes. Buda era la ciudad principal y por ello, es ahí donde se encuentran los edificios más emblemáticos. Mientras que Pest estaba más destinada al ocio.

Zona de Buda

Funicular de Budapest

La zona de Buda es también conocida por sus altas colinas y para visitar los edificios más importantes del casco antiguo tendrás que subir muchas cuestas. Por suerte para algunos, está el Funicular, que es el segundo que se construyó en Europa. Lo encontrarás en la rotonda que se encuentra enfrente del Puente de las Cadenas y te dejará en el Castillo de Buda. Los billetes los puedes comprar en la taquilla. El trayecto cuesta unos 3,40€ aprox.

Castillo de Buda (Palacio Real)

Este es el punto de partida para visitar la zona de Buda. Es unos de los edificios más conocidos de la ciudad y en él se encuentra también la Biblioteca Nacional de Hungría (Biblioteca Széchényi) y el Museo de Historia de Budapest.

Bastión de los Pescadores

Es sin duda un edificio único y quizás uno de los más bonitos de la ciudad de Budapest. Además, es a su vez un mirador en el que podrás observar la ciudad que se encuentra al otro lado del Danubio. Puedes aprovechar también esta visita para ver una de las estatuas más conocidas de la ciudad, la Estatua de San Esteban I.

Iglesia de Matías (Iglesia de Nuestra Señora)

Si visitas el Bastión de los Pescadores, verás que la Iglesia de Matías se encuentra justo al lado. En ella se han celebrado bodas reales y es una de las Iglesias más visitadas de la ciudad. Para poder visitarla por dentro tendrás que pagar unos 5€ aproximadamente, y además tendrás la oportunidad de subir a su torre.

Museo Hospital de la Roca

Este museo ha sido uno de los que más me han impactado y se encuentra a unos 3 minutos andando de la Iglesia de Matías.

El principal motivo por el que se diferencia este hospital al resto, es porque en él trataban a los militares o a los afectados por las bombas en la Segunda Guerra Mundial. Además este hospital estaba construido en unas cuevas subterráneas que alcanzan los 10 km de largo, aunque el hospital ocupaba solo una parte de ella. Este espacio se utilizó posteriormente como un búnker nuclear y su existencia era secreta hasta el año 2002.

Todas las habitaciones siguen equipadas con las camillas y los utensilios que utilizaban en aquella época para curar a los heridos. Además hay muñecos de cera que recrean las situaciones que se vivían en el hospital en época de guerra. Las habitaciones eran pequeñas, acogían a muchos pacientes y no había ni ventilación ni material suficiente para todos.

La verdad es que este museo es muy impactante y consigue hacerte viajar en el tiempo para ponerte en el lugar de las personas que estuvieron allí.

No se permiten hacer fotos del interior y hay una guía que explica detalladamente cada espacio del hospital. La visita dura aproximadamente 1 hora y la entrada cuesta unos 13€por persona.

Sin duda es un museo que merece la pena visitar.

Laberintos del Castillo

A 5 minutos andando del hospital, se encuentran los Laberintos del Castillo de Buda. Al igual que el anterior, aquí tampoco se permiten hacer fotografías pero lo más interesante de este lugar es que tendrás que salir del laberinto completamente a oscuras. Tendrás que guiarte por las barandillas para avanzar así que es muy fácil perderse. Durante el recorrido te encontrarás con pequeñas salas poco iluminadas con monumentos.

Desde nuestro punto de vista, no es una visita imprescindible pero si quieres entrar, cuesta unos7€por persona.

La casa de Houdini

Harry Houdini es uno de los ilusionistas más conocidos del mundo. Sus trucos cautivaron al mundo y su ciudad natal ha querido rendirle homenaje con un museo en su memoria.

Se encuentra a pocos minutos andando de los Laberintos. Lo cierto es que nosotros nos quedamos con las ganas de visitarlo pero ya estaba cerrado cuando llegamos. Aún así, creo que este museo merece la pena ir a visitarlo porque hace unos años vi una exposición sobre Houdini en Madrid que estaba muy interesante.

Estatua de la Libertad

A unos 40 minutos andando desde La casa de Houdini, se encuentra la Estatua de la Libertad. Está situada en un parque a lo alto de una colina y desde nuestro punto de vista es el mejor mirador de la ciudad. Te recomendamos que llegues antes del atardecer para contemplar cómo se ilumina la ciudad. ¡Te encantará!

Nosotros fuimos en diciembre y había nevado unos días antes de que llegáramos a Budapest. Hacía muchísimo frío y tardamos muchísimo en volver a bajar porque gran parte del camino estaba congelado. Tuvimos la suerte de que habían pequeños puestos navideños para pedir una bebida caliente.

Puente de la Libertad

Es el puente más corto y lo verás desde el mirador. Aunque es menos conocido que otros puentes de la ciudad, no tiene nada que envidiarles. Espérate a que anochezca para verlo iluminado, es precioso.

Isla Margarita

Esta isla se encuentra entre Buda y Pest. La forma más rápida de llegar es través del Puente Margarita. Én ella podrás disfrutar de un paseo agradable, ver un espectáculo musical en la fuente o visitar un jardín japonés. Quizás la mejor época para visitar esta isla es en primavera y verano cuando haya mejor tiempo. Nosotros no fuimos porque hacía muchísimo frio y estaba congelado pero no dudaremos en ir si volvemos a Budapest.

Zona de Pest

Parque Varosliget

Este parque situado al noreste de la ciudad es uno de los primeros parques públicos de Europa. Puedes llegar a él paseando por la Avenida Andrássy, una de las más conocidas de la ciudad. En este parque encontrarás los Baños Széchenyi, La plaza de los Héroes, el Castillo de Vajdahunyad y la Estatua del anónimo.

Castillo de Vajdahunyad y Estatua Anónimo

El castillo está rodeado de lagos que en invierno se convierten en pistas de patinaje. En él se encuentra el Museo de Agricultura y enfrente del castillo está la famosa Estatua Anónimo.

Balnearios. Baños Széchenyi

Budapest es muy conocida por la cantidad de balnearios que hay en la ciudad. El más conocido son los Baños Széchenyi.

Tengo que decir que no soy nada aficionada a los balnearios, saunas y todo lo que tenga que ver con ambientes cerrados, húmedos, calientes y llenos de gente. Pero lo cierto es que visitar Budapest y no ir a un balneario no tiene sentido. A pesar de que este balneario es el más turístico y conocido, decidimos venir a este por ser el más grande y por contar con espacios en el exterior. Además compañeros nuestros de trabajo húngaros, también nos recomendaron venir aquí. Y la verdad es que fue un acierto. Estábamos en bañador, andando a -3ºC (26,6ºF)entre bloques de hielo para llegar a la piscina que estaba a unos 30ºC (86ºF). Era tan brusco el cambio de temperatura que hasta dolía meter el pie en el agua de la piscina.

El precio ronda los 25€ por persona y tienes acceso a los vestuarios y unas taquillas con llave para dejar tus cosas.

La plaza de los Héroes

Se encuentra a escasos minutos andando de los Baños Széchenyi y se trata de una de las plazas más importantes y grandes de la ciudad. Desde el año 2002 pertenece al Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

La Gran Sinagoga de Budapest

En el barrio judío se encuentra La Gran Sinagoga de Budapest, la segunda más grande del mundo después de la de Jerusalén.

La Sinagoga, al igual que muchos edificios de la ciudad, sufrieron las consecuencias de la Segunda Guerra Mundial. Durante este tiempo, el edificio fue utilizado como establo y como base de radio alemana.

La visita guiada son unas 2 horas y cuesta 30€ por persona.

Basílica de San Esteban

A 15 minutos andando de la Gran Sinagoga, se encuentra la Basílica de San Esteban, una de las iglesias más grandes de Hungría. Tiene capacidad para acoger a más de 8000 personas en su interior. La entrada es gratuita, sin embargo, si quieres subir a su cúpula para ver las vistas de la ciudad, tendrás que pagar1,40€.

La Estatua del policía gordo

A escasos minutos andando de la Basílica, se encuentra esta curiosa estatua. La leyenda dice que si frotas su barriga no volverás a engordar y si tocas su bigote te dará suerte.

Monumento de los zapatos

A las orillas del río Danubio se encuentra el Monumento de los zapatos. Se construyó en memoria de las víctimas del Holocausto durante la Segunda Guerra Mundial y representa a todas aquellas personas inocentes que fueron asesinadas y arrojadas después al río.

No añadimos ninguna foto porque cada vez que pasábamos por allí, habían turistas introduciendo sus pies en los zapatos de hierro y haciéndose selfies. Una falta de respeto teniendo en cuenta lo que representa este monumento.

Parlamento

El Parlamento es sin duda el edificio más conocido de la ciudad de Budapest y es el más grande de Hungría. Nosotros no visitamos su interior, pero si quieres hacerlo, te recomendamos que compres las entradas con antelación porque suelen agotarse. Tienen visitas guiadas en varios idiomas y tiene un coste de 17€por persona si eres de la Unión Europea. Si eres de fuera, la entrada cuesta 34€.

Desde nuestro punto de vista es el edificio más bonito de la ciudad y merece la pena verlo tanto durante el día como por la noche cuando está totalmente iluminado.

Puente de las cadenas

El Puente de las Cadenas, también conocido como el Puente Széchenyi, es probablemente el puente más fotografiado de la ciudad. Además fue el primer punto de unión entre la zona de Buda y Pest. Déjate sorprender durante el día por sus leones y durante la noche con su gran iluminación.

Dice la leyenda que su creador quedó tan avergonzado por no haberle puesto lenguas a los leones que se suicidó.

Plaza Vörösmarty tér y la calle Váci Utca

Esta plaza se encuentra en pleno centro de la ciudad y está comunicada con la calle Vaci Utca donde se encuentran las tiendas comerciales.

Esta plaza es genial para hacer un descanso, sobretodo si vienes en la época navideña porque se llena de mercados navideños.

Crucero por el Danubio

Una de las primeras actividades que hicimos en Budapest fue el crucero por el Danubio. Lo recomendamos muchísimo, especialmente antes del atardecer para disfrutar del cambio de la ciudad del día a la noche.

El paseo dura una hora y hay diferentes entradas en las que te incluyen comida, cena o solo una copa. Nosotros escogimos este último y te ofrecían cava nada más entrar en el barco. Pero si después te apetece pedir algo más, puedes hacerlo sin problema. Para que te hagas una idea, podías comprar una botella de vino tinto por 6€.

Sin duda el paseo fue muy agradable. Había una banda de música tocando en directo y además podías salir al exterior y disfrutar de unas vistas de la ciudad magníficas.

La entrada nos costó 19€cada uno.

Ruin bars

Budapest es muy conocido también por sus característicos bares, los cuales suelen ocupar un edificio entero. El más famoso es el Szimpla Kertpor haber sido el primero de la ciudad, pero hay muchos más. Nuestro apartamento se encontraba justo enfrente de este bar, y a pesar de ser hoy en día, uno de los lugares más turísticos de las ciudad, merece la pena ir a tomarte unas cervezas para conocerlo. No habrás visto bares como estos, su decoración es única y además cuenta con diferentes salas de todos los tamaños. Si lo que te lo que te apetece es tomarte algo tranquilamente mientras tienes una conversación, o bailar hasta que no puedas más, lo podrás hacer aquí.

Otro de los ruin bars más conocidos es elInstant Club, pero es más discoteca. Si el Szimpla te parecía grande, este lo es aún más. ¡Nosotros nos perdimos dentro!

Museo de Flipper (Pinball)

No muy lejos del centro se encuentra este curioso museo. Si te gustan las máquinas recreativas seguro que lo disfrutas tanto como lo hicimos nosotros. Hay más de 100 pinballs, entre los que se encuentran los más grandes del mundo y el primero que se hizo. ¡Se te pasarán las horas jugando sin darte cuenta!

La entrada cuesta 11€.

Conclusiones y presupuesto

 

El viaje a Budapest lo disfrutamos muchísimo y diríamos que es uno de los viajes más completos que hemos hecho hasta ahora.

Pudimos hacer actividades culturales y ver la historia que marcó la Segunda Guerra Mundial más de cerca, teniendo la oportunidad de aprender y descubrir cosas nuevas. La ciudad es preciosa y disfrutamos mucho paseando por su calles y observando sus edificios más emblemáticos que están detallados al milímetro. Disfrutamos de un buen baño en las aguas termales rodeados de nieve, dimos paseos por las colinas y vimos un atardecer de película. También conocimos una nueva gastronomía que nos encantó y que no habíamos probado hasta entonces, que además nos permitía seguir disfrutando mientras reponíamos fuerzas para seguir conociendo lugares diferentes.

Después del anochecer toda la ciudad se ilumina, convirtiéndola sin duda, en una de las ciudades más bonitas de Europa. Además si te siguen quedando fuerzas, puedes salir por los ruin bars que no te dejarán indiferente. La ciudad es segura y aunque con 4 días tienes suficiente para verlo todo, te quedarás con ganas de más.

Budapest es muy barato si lo comparamos con Europa occidental. Aquí os dejamos un desglose con nuestros gastos para que os hagáis una idea de lo cuesta este viaje:

  • Vuelos ida y vuelta con Easyjet: 120,94€ (dos personas)
  • Hotel 3 noches: 144,48€ (dos personas)
  • Todos nuestros gastos*: 552,09€ (dos personas)

Un total de 408,75€ por persona, 4 días.

*Los gastos incluyen comer y cenar en bares o restaurantes durante 3 días. Las entradas al balneario, el hospital, el laberinto, el museo de pinball, el crucero y consumir todas las noches por los bares.

Espero que esta guía te sirva de ayuda. Si tienes alguna duda, no dudes en dejarlo en los comentarios.

¡Nos vemos pronto!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quiénes somos

Mars and Bulls quienes somos

Bienvenidos a Mars and Bulls. Estamos aquí para ayudarte a planear tus próximas vacaciones. ¡Conoce nuestra historia!

¡SÍGUENOS!

¿BUSCAS ALGO?

Booking.com
Share This